Tarta de queso y fresas para San Valentín

Ingredientes

Para la mousse de queso:

Para la base de galletas:

Para la mousse de cobertura de fresa:

Comparte esta receta:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Nutrición es amor, y el día de San Valentín es un gran día para recordar lo mucho que nos queremos y cuidamos nuestro cuerpo. Si el estómago está tranquilo, el corazón está en calma.

Te propongo una idea para un postre súper saludable, un poco más elaborada de lo que suele ser habitual en mí, ya sabes, que me gusta la alimentación muy fácil y sencilla, pero la ocasión lo merece.

Una tarta muy respetuosa con tu cuerpo, porque no tiene azúcar. Tampoco tiene lácteos, ni huevos, ni gluten, lo que la hace casi apta para todo el mundo y además está buenísima.

¡Prepárala con mucho amor, primero para ti, y luego para compartirla con quien tú quieras!

Preparación

  1. Preparación de la base de galletas:
    • Machacar las galletas con la ayuda de un mortero, para que queden muy picaditas y desmigadas.
    • Colocar las galletas en una cazuela con la melaza y la crema de cacahuete.
    • Calentar a fuego lento hasta que se haga una mezcla uniforme. Ponemos la mezcla en un molde y lo dejamos enfriar.
  2. Preparación de la mousse de queso:
    • En una cazuela ponemos la bebida de arroz, la ralladura de limón y lo llevamos a ebullición.
    • Añadimos el agar-agar y lo cocemos a fuego lento durante unos 10 minutos.
    • Añadimos la melaza y mezclamos todo bien.
    • Apagamos el fuego y añadimos el yogur, removiendo constantemente para que la mezcla quede homogénea.
    • Dejar que se enfríé a temperatura ambiente y luego poner la mezcla en la base con las galletas.
    • Dejar enfriar en la nevera 1 hora hasta que cuaje.
  3. Preparación de la gelatina de cobertura de fresa:
    • Prepararla cuando la mousse de queso ya haya cuajado, porque habrá que verterla por encima de forma inmediata.
    • En una cazuela ponemos el agua, las fresas, el agar agar, una pizca de sal y llevamos a ebullición durante unos 10-15 minutos.
    • Añadimos la melaza al gusto y mezclamos todo bien.
    • Batimos hasta que quede textura cremosa.
    • Añadir a la mousse de queso y dejar enfriar en la nevera 1-2 horas hasta que cuaje.
    • ¡Sevir y disfrutar!

Suscríbete

a mi Newsletter
para recibir mi e-book
con recetas ¡Gratis!